La últimas

26 de enero de 2017

Federer está en la final de Australia

Cumplió Roger Federer con su parte. Es decir, para aquellos que reclaman una final entre él y Rafael Nadal, un regreso a la gloriosa rivalidad del pasado, ya tienen al suizo clasificado para la final del domingo en Melbourne. 

El de Basilea (35 años) detuvo el tiempo, otra vez. Venció a Stan Wawrinka por 7-5, 6-3, 1-6, 4-6 y 6-3, después de 3h 04m, en un encuentro fraccionado en dos claras partes. El segundo planteó una partida de póquer, al engaño, a la falsa apariencia y el farol, y tuvo también sus posibilidades, pero globalmente Federer fue más sólido y apunta ahora a su 18º trofeo en un major, el quinto en el Open de Australia. Queda la incógnita de saber con quién se medirá: Nadal, para completar el mejor cartel, o Grigor Dimitrov, su hijo tenístico.

Desde un punto de vista estético, el pulso fue delicioso. En el Día Nacional de Australia, reunir el revés de Federer y el de Wawrinka es una buena forma de adornar la fiesta patriótica. 

El uno más liftado, el otro más incisivo. Fabulosos ambos, en cualquier caso. 

En los dos primeros parciales, el que se impuso fue el primero. Salió Federer a la pista en uno de esos días en los que parece que bailotea sin pisar el suelo, como Fred Astaire. Fresco de piernas y perfecto en la volea, el de Basilea cercó a Wawrinka, al que le costó cogerle al aire al partido y que en la primera manga falló cuando menos debía, con tres errores que propiciaron la rotura en contra y dieron más vuelo a su rival.
Publicar un comentario