La últimas

31 de enero de 2017

Revise su cuello para ver si tiene anomalías en la tiroides

Unos autoexámenes regulares tienen un rol importante en la detección temprana de la enfermedad de la tiroides, comentó un especialista.
Se trata de un recordatorio oportuno, porque enero es el mes de la concienciación sobre la tiroides.
"La cantidad de casos de cáncer de tiroides está en aumento, y aunque en la mayoría de casos los resultados del tratamiento son favorables, algunos pacientes presentan una enfermedad que ha progresado y que podría ser más difícil de tratar", dijo el Dr. Ilya Likhterov, otorrinolaringólogo en la ciudad de Nueva York.
Alrededor de 200 millones de personas sufren de enfermedad de la tiroides todo el mundo. De los más de 20 millones de estadounidenses con enfermedad de la tiroides, solo cuatro de cada 10 lo saben, según la Asociación Americana de la Tiroides (American Thyroid Association).
"Aunque en la mayoría de pacientes el cáncer de tiroides se desarrolla sin síntomas, los pacientes que han tenido una exposición significativa a la radiación o que tienen un familiar de primer grado con antecedentes de cáncer de tiroides deben tener un cuidado especial, dado que están en alto riesgo", añadió Likhterov.
Todos los pacientes deben prestar atención a cambios repentinos en la voz o a bultos en el cuello, dijo Likhterov, profesor asistente de otorrinolaringología en la Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.
Si no se detecta ni se trata, la enfermedad de tiroides puede provocar depresión, agotamiento constante, dolor articular, dolores musculares, aumento de peso y pérdida del pelo, según un comunicado de prensa de Mount Sinai.
Para realizar un autoexamen de la tiroides, use un espejo para ver el área media inferior del cuello, por encima de la clavícula y por debajo de la laringe. Allí está la tiroides.
Mientras se concentra en esa área, eche la cabeza hacia atrás, tome un sorbo de agua y trague. Mientras traga, vea si tiene algún bulto o protuberancia, explicó Likhterov.
Es importante no confundir la nuez de Adán con la tiroides, que está localizada más abajo en el cuello, más cerca de la clavícula.
Si detecta algún bulto o protuberancia en esa área, consulte al médico, aconsejó Likhterov. Quizá tenga una tiroides agrandada o un nódulo en la tiroides. Un médico puede determinar si hay cáncer o si necesita tratamiento para la enfermedad de la tiroides.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor
Publicar un comentario