La últimas

24 de marzo de 2017

Brasil golea a Uruguay; Argentina despierta ante Chile

MONTEVIDEO.- Con un Neymar exuberante y una noche soñada del volante Paulinho que anotó tres goles, Brasil quedó virtualmente clasificado al Mundial de Rusia 2018, al vencer el jueves con claridad, de remontada, goleada y a domicilio 4-1 a Uruguay.

Brasil, el único país que ha jugado todas las Copas del Mundo, no tiene garantizada en forma matemática su invitación al próximo certamen. Pero podría ir cotizando el viaje a Rusia, tras llegar a 30 puntos, con los que lidera la eliminatoria, siete por encima de Uruguay, su más cercano perseguidor.

"Fue un partido histórico por la victoria, no por el tanteador", dijo Tite, el director técnico brasileño, felicitado una y otra vez por la prensa de su país en la conferencia tras el partido. "Vencer aquí, en Uruguay, es muy difícil. Yo nací muy cerca de aquí, en Rio Grande do Sul, donde nos conocemos mucho, tenemos hábitos parecidos y competimos mucho. Jugar aquí y vencer es muy difícil. Hay una atmósfera y una energía muy fuerte. El nivel de concentración tiene que ser muy alto".

Tite dijo sentirse feliz, no por la goleada sino por el desempeño de su equipo durante los 90 minutos, por "la capacidad de absorber un gol, salir de atrás y continuar jugando con una propuesta, con una idea".

"Más que controlar a Uruguay, el equipo lo dominó", afirmó.

Durante la conferencia de prensa, un periodista brasileño le dijo al entrenador que el pueblo de su país lo ama a raíz de haber devuelto su selección a una senda de victorias, pero Tite no perdió el tono calmo y modesto: "Si quieren perfección que busquen a otro, porque yo voy a errar".

Uruguay comenzó ganando con un gol de penal de su goleador Edinson Cavani, que toda la noche exigió a la defensa brasileña, aunque terminó exhausto por falta de acompañamiento en el ataque. El penal se generó en una pelota que propio Cavani robó en el área brasileña y obligó a que el portero Allison le cometiera falta.

Pero la alegría de los "Celestes" duró poco.

Un arranque de Neymar, dejando rivales por el camino, terminó con un pase a Paulinho, el volante que juega en la liga de China, quien fusiló al portero uruguayo Rodrigo Silva con un fortísimo e inatajable tiro desde fuera del área.

La primera mitad concluyó igualada 1-1, pero Brasil siempre dejó la sensación de dominar la pelota y el juego.

No extrañó entonces que cuando transcurría el minuto 51, otra vez Paulinho volviera a anotar, tras aprovechar un rebote dado por el portero Silva, que había contenido a medias un remate del delantero Firmino.

Luego llegó un golazo del mejor jugador de la cancha, Neymar, que dejó tirado en el piso al zaguero uruguayo Sebastián Coates y luego levantó la pelota por sobre el portero Silva, para que esta entrara con mansedumbre por tercera vez al arco uruguayo.

Coates no pudo en toda la noche con Neymar, recurriendo una y otra vez a las faltas para intentar detenerlo.

Y como si faltaran lujos, Paulinho cerró la cuenta en los descuentos con un gol de pecho.

"Ni en mis más grandes sueños soñaba con meter tres goles aquí", confesó Paulinho tras el partido.

El director técnico uruguayo Oscar Washington Tabárez destacó la "fortaleza defensiva y la contundencia de ataque" de Brasil, pero dijo que su equipo cometió muchos errores de marca.

"A veces estos golpes tan duros dan una visión más profunda de dónde estamos", agregó.

A cinco fechas de que concluya la eliminatoria, Brasil ostenta una delantera de 10 unidades sobre Ecuador, quinto y poseedor por ahora del boleto al repechaje. Se necesitaría una debacle difícil de imaginar para que la "verdeamarela" se hundiera por debajo de esos lugares, sobre todo si se toma en cuenta que el resurgir del fútbol brasileño en los últimos meses ha sido sorprendente.

Apenas dos años y medio atrás, la selección era humillada en casa al recibir una histórica goleada de 7-1 frente a Alemania, en las semifinales de la Copa del Mundo 2014.

La clave del cambio ha sido Tite, quien tomó la conducción de la selección cuando Dunga fue despedido. Brasil ganó los siete partidos que disputó en las eliminatorias bajo la dirección del nuevo entrenador. En estos partidos, anotó 22 goles y recibió apenas dos.

Uruguay hasta ahora había ganado los seis partidos que había jugado como local en el Centenario, en los que había recibido solo un gol.

Los "Celestes" sintieron la ausencia de su máxima figura, su goleador Luis Suárez, suspendido por acumulación de tarjetas amarillas. Por idéntico motivo, tampoco alineó a su portero titular, Fernando Muslera.

"Soy consciente de que Uruguay perdió mucho sin Suárez", dijo Tite, pero remarcó que eso no rebajaba en nada los méritos de sus jugadores.

---

Uruguay: Martín Silva; Maximilano Pereira, Diego Godín, Sebastián Coates, Gastón Silva; Egidio Arévalo Ríos, Matías Vecino, Carlos Sánchez (76 Abel Hernández), Cristian Rodríguez; Diego Rolan (57 Christian Stuani), Edinson Cavani.

Brasil: Allison; Dani Alves, Marquinhos, Miranda, Marcelo; Casemiro, Paulinho, Renato Augusto; Phillipe Coutinho (85 Willian), Roberto Firmino (88 Diego Souza), Neymar.

Árbitro: Patricio Loustau (Argentina).

ARGENTINA VIVE

BUENOS AIRES.- Lionel Messi logró exorcizar el maleficio de Chile el jueves, con un penal de zurda que le dio a Argentina un triunfo por 1-0, vital para sus aspiraciones de clasificación al Mundial de Rusia 2018.

El capitán albiceleste ejecutó a los 16 minutos una dudosa infracción sancionada contra su verdugo en las finales de la Copa América 2015 y 2016, esta última con el recuerdo amargo de un penal marrado.

Con este triunfo en el estadio Monumental de Buenos Aires, el seleccionado albiceleste trepó a la tercera posición de las eliminatorias sudamericanas con 22 puntos, por detrás del líder Brasil (30) y Uruguay (23). Chile, que nunca en la historia pudo derrotar de visitante a los argentinos en esta competencia, quedó relegado a la sexta ubicación con 20 unidades y por ahora sin boleto a la próxima Copa del Mundo.

Argentina cumplió a rajatabla con el mandato "ganar como sea" que reclamó su entrenador Edgardo Bauza en la previa de un partido "caliente" ante la peor pesadilla de sus dirigidos en el último tiempo. El triunfo sólo trajo alivio en lo numérico, pero dejó un mar de interrogantes. No hay línea de juego y salvo Messi, tampoco individualidades que tapen la falta de respuestas colectivas.

"Estoy muy contento, salió un partido como lo imaginábamos. Difícil y duro. Los jugadores hicieron un gran partido, había que ganarlo", afirmó Bauza una vez consumado el triunfo. Cuando se le consultó qué puntaje le ponía a sus dirigidos, el estratega no dudó: "Diez puntos, se ganó un partido durísimo. Esto es una eliminatoria".

Con el pánico de verse sexta en la tabla al momento de salir a jugar tras el triunfo de Colombia 1-0 sobre Bolivia, Argentina salió a marcarle el territorio a la Roja, mermada en su potencial por la ausencia de su máxima figura Arturo Vidal. Con presión alta y mucha movilidad del cuarteto ofensivo de Messi-Agüero-Di María-Higuaín, viejos conocidos que no compartían cancha desde el Mundial de 2014, los locales parecían dispuestos a llevarse el mundo por delante.

Salvo por esa presión inicial, Argentina no hizo muchos más méritos para quebrar el marcador hasta que Javier Mascherano asistió a Di María y éste se zambulló en el área ante un mínimo contacto de José Pedro Fuenzalida, a quien minutos antes le habían anulado un gol por una dudosa posición adelantada. El árbitro brasileño Sandro Ricci compró la actuación del volante argentino del PSG y sancionó penal, que Messi capitalizó con un zurdazo esquinado al palo opuesto de su ex compañero del Barcelona, Claudio Bravo.

Lejos de afianzarse en el juego tras el gol, Argentina quedó partida en dos: una defensa resguardando la ventaja como un objeto sagrado y arriba lejos los cuatro otrora "fantásticos", sin mediar entre ellos un hilo conductor.

La sociedad duró un tiempo. Coherente con su discurso, Bauza sacó al Kun Agüero y plantó un equipo para resistir.

Chile percibió el temor de su rival y avanzó sobre líneas enemigas, liderado por imparable Alexis Sánchez. El atacante del Arsenal inglés ejecutó un tiro libre que le sacó astillas al travesaño con un tiro libre a los 64. La Roja mereció mejor suerte.

"Hemos hecho un gran partido, considero totalmente injusto el resultado final", dijo el técnico argentino de la Roja, Juan Antonio Pizzi. "Pudimos controlar las virtudes de los jugadores argentinos, que son muchísimas, hicimos méritos para conseguir el gol, pero lamentablemente no pudimos".

Argentina jugará el martes ante Bolivia en la altura de La Paz, donde ganó por última vez en 2005. Para este duelo, sufrirá las bajas de Higuaín y Mascherano, suspendidos por recibir la segunda tarjeta amarilla.

Chile, por su parte, está obligado a ganarle a Venezuela el martes en Santiago.

Alineación:

ARGENTINA: Sergio Romero, Gabriel Mercado (Facundo Ronca glía, 76), Nicolás Otamendi, Marcos Rojo, Emanuel Más (Mateo Musacchio, 45), Lucas Biglia, Javier Mascherano, Lionel Messi, Angel Di María, Sergio Agüero (Éver Banega, 58) y Gonzalo Higuaín.

CHILE: Claudio Bravo, Mauricio Isla, Gary Medel, Gonzalo Jara, Jean Beausejour, Charles Aránguiz, Francisco Silva (Jorge Valdivia, 70), Pedro Hernández, José Fuenzalida (Nicolás Castillo, 55), Eduardo Vargas y Alexis Sánchez.
Publicar un comentario