La últimas

20 de marzo de 2017

Las tasas de suicidio de EE. UU. están subiendo con más rapidez fuera de las ciudades

Aunque la tasa de suicidio de EE. UU. ha estado aumentando de forma gradual desde 2000, los suicidios en las áreas menos urbanas están dejando rezagados a los de las áreas más urbanas, según un nuevo informe federal.

"Las diferencias geográficas en las tasas de suicidio podrían asociarse con los factores de riesgo del suicidio que se sabe que son altamente prevalentes en las áreas menos urbanas, como un menor acceso a la atención de salud mental, que se ve empeorado por la escasez de proveedores de atención de salud conductual en esas áreas, y un mayor aislamiento social", escribieron investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

También es posible que las presiones económicas hayan tenido un rol, anotaron los autores del estudio. El mayor aumento en la brecha en el suicidio ocurrió a partir de 2007-2008, cuando la economía de EE. UU. experimentaba una recesión grave.

Otra posibilidad a la que los investigadores apuntaron es la epidemia de opiáceos en el país. En los primeros años del estudio actual, el mal uso de los opiáceos era más común en las áreas menos urbanas.

Unos 600,000 residentes de EE. UU. se suicidaron entre 1999 y 2015, dijeron los investigadores de los CDC. La tasa anual más alta de suicidio ocurrió en 2015.

El suicidio por ahorcamiento subió de forma notable durante el periodo del estudio. Según el informe, la tasa de suicidios sin armas de fuego, sobre todo por ahogamiento (lo que incluye el ahorcamiento) se incrementó más que el aumento en los suicidios relacionados con armas de fuego.

Los hombres tenían cuatro veces más probabilidades que las mujeres de acabar con sus propias vidas, mostraron los hallazgos. Según la edad, las tasas más altas de suicidio fueron entre las personas de 35 a 64 años y las de a partir de 75 años.

Los blancos y los amerindios/nativos de Alaska tuvieron las tasas más altas de suicidio. También experimentaron el aumento más marcado durante el periodo del estudio. Entre los blancos, la tasa aumentó de unas 15 a 18 por cada 100,000 personas. Entre los amerindios/nativos de Alaska, la tasa de suicidio pasó de casi 16 a 20 por cada 100,000 personas.

Las tasas de suicidio de negros e hispanos fueron mucho más bajas. Esas tasas aumentaron solo modestamente entre 1999 y 2015, según el informe.

En el estudio, los investigadores revisaron datos anuales a nivel de condado sobre las muertes y la población. Dividieron la información en seis niveles de clasificación: áreas metropolitanas grandes, medianas y pequeñas, pueblos y ciudades que no se consideraban como parte de un área metropolitana, y regiones rurales.

Los autores del estudio, dirigido por Scott Kegler, subrayaron que el suicidio es prevenible. Recomendaron fortalecer el respaldo económico durante las malas épocas financieras, junto con enseñar habilidades de afrontamiento y de resolución de problemas.

Además, anotaron los autores, hay una necesidad de reducir la escasez de proveedores de atención de la salud en las áreas rurales.

Los esfuerzos por "fomentar las conexiones sociales" también podrían servir como herramienta para combatir el aislamiento social, dijeron los investigadores.

"Hay una necesidad creciente de una prevención integral del suicidio que emplee un método de salud pública amplio", enfatizaron los investigadores.

El nuevo informe puede ayudar a identificar las áreas geográficas con el mayor riesgo. Esto puede ayudar a enfocar mejor los esfuerzos de prevención, sugirieron los autores del estudio.

El estudio aparece en la edición del 17 de marzo de la revista de los CDC Morbidity and Mortality Weekly Report.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor
Publicar un comentario