La últimas

7 de diciembre de 2016

Cuestionan a Dombrowski por cambio prospectos

NATIONAL HARBOR, Md. Los prospectos siguen volando por la puerta de salida. Pero a Dave Dombrowski eso no le importa.

Él no llegó a Boston para coleccionar nombres que aparecen en la lista de los 50 Mejores Prospectos de Keith Law. Él no llegó a Boston para ayudar a sus buenos amigos en Pawtucket, Rhode Island, a que terminen primeros en la Liga Internacional.

Él llegó a Boston para rociar champaña y montarse en los botes anfibios, mientras el confeti vuela por los cielos de Nueva Inglaterra. Y si eso significa pagar un precio que los otros tomadores de decisiones de su era en el béisbol son demasiado cautelosos de tomar, entonces, ¿adivinen qué?

A Dave Dombrowski eso no le importa.

Así que, en el día en el que cedió a cuatro jugadores jóvenes más que buenos para añadir a Chris Sale a su rotación repleta de estrellas en los Medias Rojas, él justificó ese costo con ocho simples palabras: "Nosotros sentmos que tenemos oportunidad de ganar ahora".

Ganar ahora. Si su esposa no le regala una camiseta que tenga esas palabras en Navidad, se estará perdiendo la oportunidad del regalo más fácil de todos los tiempos. Ganar ahora. Es ahora, más que nunca, que Dombrowski tiene esa intención.

"Para eso es que trajeron aquí a Dave Dombrowski", dijo un ejecutivo de la Liga Americana el martes, mientras él y sus colegas en el béisbol hacían su mejor esfuerzo para digerir este mega cambio. "Él fue traído para tomar un buen equipo con un buen sistema de fincas y llevarlo a dar el siguiente paso. Y eso es lo que él ha hecho. Este es un equipo realmente bueno".

Wow. En serio. ¿Y cuán bueno es este equipo?

"Pongámoslo de esta forma", dijo el mismo ejecutivo con una sonrisa. "Yo pienso que muchos equipos en la Liga Americana acaban de considerar ponerse en modo de 'venta' al ver como los Medias Rojas están en modo de 'ir con todo'".

Oigan, ¿acaso acaban de decir "ir con todo?" Esas serían las palabras mágicas del presidente de operaciones deportivas, porque nadie va con todo como Dave Dombrowski. Al menos no en estos tiempos que vivimos.

En un solo día en diciembre, consiguió en cambio a Sale, hizo un acuerdo por un relevista de impacto (Tyler Thornburg) y firmó a un primera base/DH agente libre (Mitch Moreland). Así que si algunas veces ven a Dombrowski y sienten que él es como un constructor de equipos salido de otra era, no son los únicos en sentir eso.

"Él no tiene miedo", dijo un conocido que tiene el apodo de "Trader Jack" McKeon, y que ahora es asistente especial del dueño en Miami pero que alguna vez fue un gerente que solía dominar las reuniones invernales de la década de los 80 de la misma forma que lo hace ahora Dombrowski. "Si quieres hacer acuerdos, tienes que correr riesgos. Tienes que tener un plan. Cuando yo llegué a San Diego, yo tenía un plan para conseguir a Joe Carter. Todo el mundo dijo, 'No puedes conseguirlo'. Yo dije, 'Al diablo con que no pueda conseguirlo'. Una cosa que aprendí de Charlie Finley - si necesitas una pieza, algunas veces vas a tener que pagar de más. Y eso es lo que este hombre está dispuesto a hacer".

Pero eso es lo que muchos gerentes en este siglo 21 no están dispuestos a hacer. Ellos estudian. Ellos analizan. Ellos tiran sus números. Y luego los vuelven a tirar. Y entonces sopesan si su "equidad" equivale a la "equidad" que vuelve, de acuerdo con las últimas hojas de cálculo.

Y no es que haya algo malo con eso. Pero es algo refrescante ver a un Dombrowski que sigue dispuesto a meterse a la tienda más cercana, sacar su tarjeta de crédito y decir, "Esto es lo que quiero. Solo díganme donde tengo que firmar".

"Lo que Dave ha demostrado claramente a través de los años", dijo el ejecutivo de la LA citado anteriormente, "es que cuando cuando tiene en su mira el acuerdo [en un cambio] y el acuerdo claramente mejora a su equipo, no tiene miedo de ceder a los jugadores que tenga que entregar. Él va a hacer ese acuerdo.

"Todo el mundo en esta época está demasiado atado al valor del jugador. Pero Dave no lo mira como todos los demás. Si él hace mejor a su equipo, él no deja que cosas como 'quien tiene un año más de control' lo afecten. Él no deja que las minucias le afecten, eso es lo que digo. No va a dejar que las cosas pequeñas se interpongan en su camino".

Quizás estás pensando ahora mismo que así es como tú corres tu equipo en el béisbol de fantasía. Pero hay que reconocer esto. Así no es como la mayoría de los gerentes corren sus equipos de béisbol en la vida real. Así que cuando llega alguien como él, se expone a un gran nivel de cuestionamiento - por parte de los fanáticos, de los expertos, de los genios en las redes sociales - que no todo el mundo está dispuesto a tolerar.

Pero ¿les hemos mencionado recientemente que a Dave Dombrowski eso no le importa?

"Es un gran cambio el que hizo", dijo un ejecutivo de la LN el martes. "Esa ciudad estará encendida. Y su profundidad en el pitcheo abridor es increíble. Pero de seguir cediendo prospectos de la manera en que lo ha hecho, con la forma en que se evalúan ahora los cambios por todo el mundo en el deporte, habrá consecuencias. A corto plazo, es un equipo realmente, realmente bueno. Pero en tres o cuatro años, cuando tengan que echar mano de jugadores jóvenes para renovarse, ellos no van a estar ahí. Así que hay un costo".

Así que si este modo de pescar sin miedo en búsqueda de los peces más grandes en el estanque no trae otro par de desfiles para Dombrowski y su equipo, él va a escuchar mucho sobre ese costo. Pero ¿qué es lo que ha hecho de este hombre uno de los mejores ejecutivos de su tiempo? Que no escucha ese ruido. No se siente intimidado por las posibles consecuencias.

¿Cuál era su misión? Su misión era ganar ahora? Así que ¿cuál es el problema aquí?

"En el béisbol, cuatro años es una eternidad en muchos sentidos", dijo Dombrowski el martes. "así que uno tiene que aprovechar las oportunidades. No hay nada garantizado en la vida. Si uno hace estas movidas, eso no te garantiza que vayas a ganar. Pero pienso que uno tiene que correrse el riesgo. Uno tiene que hacer el máximo esfuerzo que pueda. Y con la esperanza de que eso te rinda dividendos algún día".

Él echó a rodar esos mismos dados en Detroit y nunca pudo ganar una Serie Mundial. Pero eso nos dice todo lo que necesitamos saber sobre él, que lo que le ocurrió en su última parada no le ha quitado las ganas de trabajar. Y es raro encontrar esa fuerza de propósito en su línea de trabajo.

"Pienso que hay algo de credibilidad en el viejo dicho, 'Las banderas vuelan para siempre'", dijo el ejecutivo de la LA. "Así que yo le doy mucho crédito a Dave. No tiene miedo de lo que alguien vaya a decir sobre él de aquí a tres, cuatro, cinco años. Para ganar un campeonato, ese es el tipo de riesgo que debes tomar. Si terminas en la cima de la montaña, no te tienes que preocupar por lo que tuviste que ceder. Y si no lo logras, debes cargar con esa responsabilidad. Pero Dave nunca tiene miedo de cargar con eso".

En su más reciente mega cambio, Dombrowski cedió dos potenciales estrellas en Yoan Moncada y Michael Kopech, además de dos jugadores jóvenes intrigantes en Luis Basabe y Víctor Díaz. Ha ido descargando algunos de los 20 mejores prospectos que heredó hace 15 meses.

Pero piensen en ellos de esta forma. ¿Qué tiene para mostrar? Probablemente la mejor rotación de la Liga Americana. Eso es lo que tiene.

Sale se ubica primero entre los lanzadores activos en la Liga Americana en WHIP de por vida (1.01). Su nueva co estrella en la rotación, David Price, se ubica segundo (1.14). Además son el 1-2 en la estadística llamada Pitcheo Independiente del Fildeo (FIP). Y se ubican primero y tercero, respectivamente, en efectividad y tasa de ponches a boletos de por vida.

Así que eso va a funcionar. Y probablemente se pueda añadir que su, ejem, abridor No. 3, Rick Porcello, acaba de ganar el Cy Young de la Liga Americana.

Pero además debemos pensar sobre lo que hizo Dombrowski de esta forma: Él controla a Sale y a Porcello por tres años más, Price por los siguientes seis años, y la mayoría de sus mejores jugadores jóvenes de posición por los siguientes tres a cinco años. Así que ¿dónde iban a jugar de todos modos sus mejores prospectos?

"Ellos no tenían espacio para toda esa gente", dijo un asistente del gerente. "Y eso es lo que se pierde de perspectiva aquí. No todos esos prospectos iban a terminar jugando en tu equipo. ... La gente se olvida que los ligamayoristas jóvenes son más valiosos que los prospectos. Y los Medias Rojas tienen más jugadores jóvenes de Grandes Ligas que los demás. Y uno no se tiene que preocupar por ellos, porque ellos ya están en Grandes Ligas".

Así que a pesar de lo contentos que podrían estar los Medias Blancas de Chicago con su tesoro recién adquirido - un paquete que, de hecho, cada cazatalento y ejecutivo que encuestamos prefirió más que la oferta de Washington por Sale - solo recuerden esto:

A Dave Dombrowski eso no le importa.

"Para ganar", dijo Trader Jack McKeon, "tienes que manejar y tratar".

Y el martes, uno de los mejores en ese renglón atacó de nuevo.
Publicar un comentario